Ni Sergio ni Carolina, niños inconscientes y felices, sabían de ello entonces. Mas el destino aguarda paciente en la esquina de la calle. A que un luminoso día de verano del diecinueve a un sí le responda un sí. Quiero. Te quiero.

¿Por qué no soñar? ¿Por qué no volar?