Tan grande es el desamparo que nos define que bastan horas de bolígrafos con tinta negra de silencio para reconocer nuestra forma frente al espejo.

Ahora me toca a mí… ¿Cómo están ustedes?