“Media vida para entender que no había nada por descubrir, que todo estaba contado. Un cometido para lo que me resta: rastrear las huellas de los que encontraron el camino que conduce a la verdad, al secreto del silencio. Nos legaron sus rutas y planos en forma de páginas y versos, cuadros y escenas, acordes […]

Verdes infinitos, candelas en la oscuridad.

Manuel descubre el mundo mientras el mundo lo descubre a él.